Cuidando los dientes

  • El cuidado de los dientes empieza desde que sale el primero. En teoría, ese primer diente puede aparecer tan pronto como a los 4 meses, o tardarse hasta pasado el año de edad. Generalmente aparece en torno a los 6 meses.
  • Desde que salen, se puede ir haciendo higiene dental con una gasa húmeda. Pero si tenemos a un niño “tardano” para dentar, tampoco vamos a esperar a que tenga 13 ó 14 meses para empezar a limpiar la boca.
  • A partir del año se puede utilizar un cepillo de dientes blando. No es necesario poner dentrífico, aunque se podría poner una pequeñísima cantidad, siempre que no contenga flúor (al menos hasta que el niño sea capaz de escupir y no tragárselo).
  • Estimular el aprendizaje del hábito de higiene dental dejando que el niño manipule por sí mismo el cepillo cuando tenga la habilidad motora para hacerlo (generalmente a partir del año), aunque seamos los padres los que realmente limpiemos sus dientes.
  • Otra forma de estimular el hábito del cuidado dental es enseñar con el ejemplo. Para esto, como para muchas otras cosas, los padres somos modelo a seguir.
  • Cuando ya hayan salido todas las piezas de la dentadura decídua (de leche) y no queden espacios entre los dientes, se puede también complementar la higiene utilizando hilo dental.
  • Si desde pequeñitos los enseñamos a que cuiden sus dientes es más probable que, llegada la adolescencia, estén más motivados para seguirse cuidando, de manera que disminuye la posibilidad de desarrollar caries y/o enfermedad periodontal.
  • Lamentablemente, imágenes como esta son bastante frecuentes cuando hacemos revisiones o miramos la boca de algún niño.
  • Como muy poco, cepillarse dos veces al día (al levantarse y antes de irse a la cama). Irse a la cama sin lavarse los dientes supone que, durante toda la noche, las bacterias involucradas en la formación de caries harán fiesta con los restos de comida, sobre todo si te trata de alimentos con excesivo contenido de azúcar.
  • No dejar a un niño dormirse con el biberón en la boca, menos si contiene líquidos dulces (jugos, leche con chocolate o con azúcar, miel…). El mal uso/abuso del biberón es una causa totalmente evitable de caries en los niños, y puede producir desastres como este.
  • Por último, un par de vídeos. Aquí está el primero:
  • Y el segundo, de alguien que amenizaba (¿o aterrorizaba?) nuestras tiernas tardes infantiles a principios de los ´80:
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Cuidando los dientes

  1. MARÍA dijo:

    Enhorabuena por tu blog! acabo de hacer un “barrido” rápido y me ha encantado, tanto para padres como para profesionales de la salud que no estén familiarizados con la pediatría. Soy estudiante de medicina de la ULL, tengo una niña de 3 años (que está pasando la varicela a pesar de la vacunación porque no le puse las 2 dosis “gracias ” al consejo de mi NO pediatra del centro de salud, sin comentarios. Es una varicela un poco light pero está sin cole y todo el jaleo….). Me encantó saber que vives y ejerces aquí en Tenerife. Te leeré con regularidad, muchas gracias por tus publicaciones.
    Un saludo,
    María

  2. Pingback: Cuidando los dientes. | ….más de la escuela

  3. Pingback: Cuidando los dientes | EL MÉDICO DE MI HIJ@

  4. Me gusto tu articulo con tu permiso lo comparto para mis pacientes.

Los comentarios están cerrados.