Leyendas pediátricas: como el niño tiene mocos, no se puede vacunar

Esto es el pan nuestro de cada día: niños que se dejan de vacunar porque tienen moquitos, están acatarrados o “fañosos”, han tenido unas décimas, están tomando un antibiótico, tuvieron una caca un poco blanda, etc.

Es amplia la lista de falsas contrindicaciones para vacunar:

  • Catarros con décimas de fiebre, o fiebre baja (por debajo de 38,5ºC)
  • Diarrea
  • Alergia o manifestaciones de atopia
  • Niño prematuro
  • Antecedentes de convulsiones febriles
  • Coincidencia con uso de antibióticos o corticoides a bajas dosis (o tópicos)
  • Trastornos neurológicos como epilepsia, retraso psicomotor, parálisis cerebral, siempre que se encuentren estabilizados
  • Los alérgicos al huevo no se pueden poner la triple vírica o SaRuPa (sarampión, rubéola, paperas)
  • Siempre hay que esperar al menos cuatro semanas para poner otra vacuna cuando no se han puesto el mismo día
  • La madre del niño está embarazada
  • Algún familiar del niño tuvo una reacción adversa a determinada vacuna

Las contraindicaciones reales que obligan a no poner una vacuna son:

  • Enfermedad aguda grave o con fiebre de más de 38,5ºC
  • Con respecto a las alergias:
    • Si se es alérgico al huevo SÍ SE PUEDE PONER la vacuna SaRuPa. Las que no se pueden poner en estos casos son la antigripal y la de la fiebre amarilla
    • Si se ha tenido una reacción anafiláctica a la gelatina, neomicina o polimixina B, no se puede poner la SaRuPa, la antigripal ni la antipolio inactivada (la intramuscular)
  • Las inmunodeficiencias contraindican la aplicación de vacunas de microorganismos vivos atenuados: SaRuPa, polio oral, varicela, BCG (tuberculosis), fiebre amarilla
  • La reacción anafiláctica a una vacuna contraindica poner las dosis posteriores de la misma
  • Tuberculosis activa

Como ven, son pocas en relación con las creencias que hacen perder oportunidades de vacunación. Los profesionales de la salud debemos tener en cuenta estos detalles para intentar ir todos en la misma dirección y hacer las cosas un poco mejor. He aquí un mea culpa por las veces en que dejé de indicar una vacuna por las circunstancias antes expuestas. Buen fin de semana.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Leyendas pediátricas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.