Viajar con niños (2)

En el post anterior hablé de nuestra experiencia viajando en avión con niños. En esta ocasión me referiré al viaje en barco.

Este medio de transporte suele ser menos usado en comparación con el avión. Sin embargo, cuando vives en un archipiélago y, sobre todo, en una isla menor, los viajes en barco tendrás que hacerlos de manera más o menos regular.

En principio, existen claras razones por las que viajar en barco es  más grato para los niños: 1) no hay que ir sentado la mayor parte del tiempo; 2) por lo tanto, pueden aprovechar los amplios espacios para caminar y curiosear; 3) suele haber área infantil de juegos; 4) podrías salir a cubierta a ver el mar y sentir la brisa fresca.

Pero no todo es fácil cuando estás a bordo y empieza el “meneo” en altamar. Como en todo, habrá niños más susceptibles a marearse que otros. Si en la última entrada decía que era más fácil ir en avión con un bebé que con un niño mayor, he de decir que de la misma forma los bebés (más o menos hasta los dos años) suelen llevar muy bien el viaje en barco y no marean. A partir de esa edad ya entra en juego la susceptibilidad de cada quien.

DSC04468

Consejos generales:

  • En el caso de Canarias, existen dos navieras comerciales. Una de ellas utiliza barcos “lentos” (los ferrys de toda la vida) y la otra utiliza los barcos rápidos o “jet foils”, que van al doble de velocidad. En éstos últimos es donde se pueden producir mareos y vómitos con mucha facilidad. Por lo tanto, si en tu caso el tiempo no es oro, convendría más viajar en un barco “lento” aunque llegues un poco después.
  • Si el niño está mareado, lo mejor es que se mantenga sentado en la parte central de la nave y a ser posible mirando hacia delante (es decir, hacia donde se dirige el barco). Otra opción es estar en la cubierta.
  • Evitar leer o mirar cuentos durante el viaje. Sin embargo, puede ser de ayuda realizar otras actividades: conversar, cantar, escuchar música.
  • Evitar comidas abundantes inmediatamente antes o durante el viaje. Sí se podrían ofrecer galletas, algún caramelo y, por supuesto, líquidos (agua).
  • Como última opción, habría que valorar el uso de Dimenhidrinato (biodramina®) en casos en los que las recomendaciones previas no surtan efecto. No olviden que está contraindicado en menores de dos años y que también produce mucho sueño.

Espero que tengan buen viaje y que, con un poco de suerte, éste transcurra sin mareos.

Entradas relacionadas: Viajar en avión con niños

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Viajar con niños (2)

  1. beatriz dijo:

    Buen artículo! Yo por ahora voy genial en barco.con el bebé. Le subo el porta bebé y se queda dormidito. Eso sí, todavía no me atrevo a ir en el barco lento, demasiadas horas. Ya cuando sea mayor me lo plantearé si sufrr mareos.

    • Juan Morales Hernandez dijo:

      Muy bien! Yo llevo muy mal ir en barco rápido, prefiero el lento jejej…
      Saludos y buen viaje!

  2. Pingback: Viajar con niños | La Consulta sin Cita

  3. Pingback: Viajar con niños (3) | La consulta sin cita

  4. Pingback: Viajar con niños (1) | La consulta sin cita

Los comentarios están cerrados.