Viajar con niños (3)

Es imposible controlarlo todo. Cualquier paso que des, cualquier cosa que hagas implica asumir un nivel de riesgo. Por lo tanto, durante un viaje siempre existirá la posibilidad de que se te espiche un caucho del coche, como también la posibilidad de que agarres un virus, te pique un mosquito o se pierda la maleta en el aeropuerto. Por supuesto, hay cosas que podemos hacer para disminuir esos riesgos o para resolver con más eficiencia esas situaciones adversas que se puedan presentar.

Para terminar con esta serie “Viajar con niños”, me referiré al botiquín de viaje básico que es recomendable llevar cuando estés lejos de tu casa con tus hijos. No es nada del otro mundo, pero sí te puede sacar de un apuro.

20130611-094538.jpg

  • En primer lugar, los indiscutibles paracetamol e ibuprofeno para calmar el malestar asociado a la fiebre, o para calmar el dolor/inflamación en caso de golpes, dolor de cabeza, etc. No está de más incluir una presentación en supositorios por si existe alguna limitación para tomarlo por boca (vómitos).
  • Sobres con sales de rehidratación oral (SRO). Indispensables si se presentan diarreas o vómitos para ofrecer al niño y evitar la deshidratación.
  • Suero fisiológico con aspirador nasal si llevas a un bebé acatarrado.
  • Crema con corticoides para aplicar en caso de que una picadura de insectos se inflame de forma significativa (no es necesaria en caso de picaduras que no pasen de ser un simple “grano”).
  • Los repelentes de insectos pueden ser útiles según la zona a la que viajes. Por cierto, recomiendo leer esta excelente entrada sobre mosquitos y repelentes, cortesía de Andrea
  • Antisépticos: clorhexidina, agua oxigenada, para limpiar pequeñas heridas.
  • Antihistamínicos (antialérgicos) en jarabe como la hidroxicina.
  • Alguna crema para el área del pañal, por si el bebé presenta irritación en el área genital. O cremas como la vaselina para aliviar alguna rozadura.
  • Gasas, tiritas, esparadrapo (adhesivo).

Elementos opcionales:

  • Crema antibiótica (mupirocina; ácido fusídico) por si se infecta una herida.
  • Medicamentos que necesites llevar porque corresponden a algún tratamiento que se esté cumpliendo (por ejemplo, los inhaladores de salbutamol y budesonida en niños asmáticos).
  • Medicamentos específicos en relación con la zona a la que viajes. Por ejemplo, cloroquina para prevención de malaria en zonas endémicas. O adrenalina autoinyectable en personas con antecedentes de reacciones alérgicas graves. 

Un punto controvertido es el llevar antibióticos orales (amoxicilina; amoxicilina-ácido clavulánico; claritromicina, entre otros). Muchas veces se solicitan y otras tantas se recetan. Pero, ¿cómo saber en qué momento se deben usar? Ahí está el quid de la cuestión. Puede ser peor el remedio que la enfermedad si, por ejemplo, se te ocurre automedicarte con Augmentine® y terminas con una buena diarrea en medio del viaje.

Por último, si en la lista falta algo que consideras útil, no dudes en comentarlo.

Entradas relacionadas: Viajar en avión con niños; Viajar en barco con niños

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Viajar con niños (3)

  1. Chitin dijo:

    ¡Un termómetro! aunque las mamás tenemos uno incorporado en los labios al dar un beso a nuestros peques, pero siempre viene bien uno normal para confirmar, junto con una toalla chiquitina para poder usarla a modo de paño frio en la frente.

    • pedfrontera dijo:

      Parece extraño que no haya incluido al termómetro dentro de los imprescindibles en un botiquín de viaje. La razón es que el nivel de temperatura de la fiebre es independiente de la gravedad del cuadro. Es decir, podemos tener una meningitis en un niño con 37,8 – 38 grados, así como podemos tener a un niño con 40 grados queriendo ir a jugar al parque. Por eso, es indiferente saber si tiene 38, 39 ó 40, más aún cuando tienes disponible el “termómetro de los labios de mamá”, que sí es casi infalible para saber lo que importa: tiene fiebre o no tiene, más allá del cuántos grados tenga. En resumen: lo importante no es la fiebre, sino el estado general del niño. Es por eso que no considero al termómetro como algo que se deba llevar sí o sí, aunque rara vez faltará en cualquier viaje con niños. Saludos y gracias por comentar.

  2. viajerasindescanso dijo:

    Otra buena idea es tener localizadas las urgencias de los sitios a donde vas, es muy angustioso tener que averiguar donde te atienden al niño a las 3 de la mañana con el niño ahogándose …

  3. viajerasindescanso dijo:

    Yo hecho en falta antihistaminicos para niños, en general, nadie está libre de una reacción alérgica y tambien lo puedes usar para picaduras o picores varios. Y para niños alérgicos, en especial, 2 adrenalinas autoinyectables

    • pedfrontera dijo:

      Hola, muchas gracias por comentar!
      Tienes razón, la adrenalina auto inyectable debe ir siempre en el bolso de alguien que sea alérgico y haya tenido reacciones anafilacticas. Lo actualizaré. Saludos y gracias.

Los comentarios están cerrados.