La práctica de los percentiles

Después de hablar hace un par de semanas sobre la teoría de los percentiles, hoy colocaré algunos ejemplos gráficos que pueden ser útiles para entender en la práctica lo que significa una curva de peso y talla. Si bien este es un blog dirigido sobre todo a padres, pienso que esta entrada también puede ser útil a algún residente de pediatría, o aspirante a serlo.

Lo primero que podrán observar es que tanto el peso como la estatura siguen una evolución no lineal (la pendiente de las líneas negras de referencia va disminuyendo a medida que aumenta la edad). Por lo tanto, un bebé de 2 meses probablemente aumentará 1 kilo en 1 mes. Pero ese mismo bebé cuando tenga 9 meses tardará 3 meses en aumentar 1 kilo más. Les recuerdo que en España utilizamos las curvas de referencia de la Fundación Orbegozo. Pero también incluiré las curvas de la OMS para compararla con la española, lo que nos hará darnos cuenta de lo cuidadosos que debemos ser cuando interpretemos unos percentiles. Empecemos:

 

 

Ejemplo 1

 

percentiles 

Esta es lavolución del peso y talla de un varoncito que actualmente está en torno al año y medio. Sus percentiles siempre han estado por encima de la media, aunque el percentil de peso siempre un poco por arriba que el de la longitud (hasta los 2 años nos referimos a la “longitud” de un niño. A partir de los 2 años hablamos de la “talla”). Es el caso típico del bebé regordete, rollizo y que puede causar preocupación (infundada) en la madre del bebé “canijo” que sufre por estas odiosas comparaciones. Pero ojo! En los últimos meses aumenta la velocidad en la que gana peso, colocándose cerca del límite alto de la normalidad. Aunque uno asume que a esa edad la dieta de un bebé es sana, también es el típico momento en el que los adultos pueden comenzar a ofrecerle alguna chuchería (gusanitos, ganchitos, algún petit-suis más de los necesarios, etc). Hasta este momento no hay ningún problema, pero hay que estar al tanto para intentar reconducir la situación si esta tendencia se mantiene a lo largo del tiempo

 

 

Ejemplo 2

 percentiles

Otro varón, este con casi 2 años. Este niño en vez de estar en percentiles de peso por encima del promedio, ha estado desde alrededor de los 6 meses por debajo del mismo, llegando incluso a sobrepasar la “alarmante barrera del percentil 3. Es una caída progresiva aunque a la vez mantiene un aumento de peso constante (“lento pero seguro”). Aquí hay que hilar fino porque podríamos caer en la tentación de considerar que se cumplen criterios de fallo de medro . Pero no hay que olvidar que existe un porcentaje de niños que cumplirán estos criterios sin que realmente exista una enfermedad (es decir, son niños sanos). Por otro lado, la evolución de la longitud ha sido constante, oscilando entre el p10-25. Esto es importante puesto que, por ejemplo, los síndromes malabsortivos o situaciones que produzcan verdaderos fallos de medro a medio plazo afectarán también al crecimiento longitudinal, cosa que no se ve en este caso.

Este pequeño aún toma leche materna (y también entera), su familia lo describe como activo, capaz de comer él solo, en trozos y casi de todo lo que le pongan, aunque no suelen ser grandes cantidades (a menos que le pongan pasta, carne, pollo, crema de calabaza, calabacín o brócoli, que se los devora y hasta podría repetir.  No está quieto nunca, no utiliza carrito de bebé (siempre va caminando), es listo, alegre, cariñoso. Es decir,como el anterior pero en versión flaco. Al estar su tamaño rondando el percentil 25, es lo que yo llamaría un niño proporcionalmente flaco. Si su tamaño también estuviera en el percentil 3 entonces no parecería “tan flaco”, pero sería más chiquito. En este caso se ha asumido una conducta expectante dado que no existen síntomas que sugieran la presencia de ningún problema, de manera que sobra cualquier tipo de intervención médica.

 

 

Ejemplo 3

percentiles 

Vamos con una niña de casi 2 años. Como se ve, en los primeros 15 meses de vida mantuvo una evolución constante y sin sobresaltos del peso en percentiles medios, hasta que llegando al año y medio presentó esa caída brusca. OJO: Aquí no solo vemos que disminuyó percentiles sino que además, literalmente, perdió peso. En cuestión de 3-4 semanas perdió casi 1,5 kilos, algo realmente importante para una niña de esta edad. Hago un inciso para dejar claro que bajar percentiles no es sinónimo de perder peso. Como vimos en el caso anterior, se pueden bajar percentiles de forma progresiva sin que exista una pérdida de peso (es decir, pesar hoy menos que hace “X” meses). También se puede ver que la evolución de la longitud se afecta a la par que la del peso, aunque de forma menos brusca. Aquí es obvio que algo no estaba bien y no solo por lo que se ve en la curva, sino porque había síntomas importantes: diarrea prolongada, pérdida de apetito, vómitos, abdomen prominente, cambio de carácter (irritabilidad). Resultado: enfermedad celíaca. Tras comenzar a retirar el gluten de la dieta, los síntomas desaparecieron y empezó a recuperarse tan rápido como cayó.

 

 

Ejemplo 4

percentiles

Un varón más mayor, de unos 11 años. También un caso alarmante pero por motivos distintos al anterior. Aquí tenemos un exceso de peso importante  desde hace años. Sinceramente, esto me preocupa mucho más que un niño que vaya siempre por la línea más baja. Y preocupa no solo por las repercusiones presentes y futuras que pueda tener sobre su salud, sino también porque suele ser un problema de ámbito familiar, lo cual es más difícil de resolver. No vale nada con hacer ajustes en la dieta y actividad física de un niño si no se realiza este cambio en todo el grupo familiar. Si sus padres siguen comprando galletas, bollicaos o Coca-Cola, o preparando espaguetis o perros calientes para cenar, por mucho que el niño esté “a dieta”, constantemente estará a un paso de caer si su entorno no lo ayuda. Aprovecho para dejarles el enlace a la página del Programa PIPO (Programa de Intervención y Prevención de la Obesidad Infantil).

 

 

Ejemplo 2 en unas curvas de la OMS

JD-OMS

Aquí se muestra el peso del mismo niño del ejemplo 2 pero en las curvas de referencia de la OMS. Como se ve, según estos parámetros la evolución en el tiempo es similar pero nunca ha estado por debajo del percentil 3. 

Las curvas de la OMS son el resultado del Estudio Multicéntrico sobre el Patrón de Crecimiento (1997-2003), realizado en una muestra de niños de países muy distintos entre sí. Aunque la muestra estudiada no es precisamente grande (8500 niños), es una población muy heterogéne. Por lo tanto estas curvas, a grosso modo, serían más representativas del patrón de crecimiento de un niño en cualquier parte del mundo, a diferencia de las curvas de Orbegozo, que son representativas del entorno español.

Entonces, ¿de quién nos fiamos? ¿de la OMS o de Orbegozo? Fácil, nos fiamos del niño y de su evolución en el tiempo, haciendo lo posible por olvidarnos del número que está a la derecha de la “p”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La práctica de los percentiles

  1. Esteban Z dijo:

    Muchas gracias doctor. ¿A partir de que edad comenzamos a usar la talla blanco familiar para comparar le talla de nuestros niños con una meta realista de acuerdo a sus genes?

    • Juan Morales Hernandez dijo:

      Hola, buenos días.
      La talla Diana se puede calcular en cualquier momento, ya que se basa en la talla del padre y de la madre (talla madre + talla padre / 2 , sumándole 6,5 si es niño o restándole 6,5 si es niña ).
      Eso en teoría es una expectativa realista, sin embargo tiene mucho margen de error (de 5 a 9 cm por arriba o por abajo) . A partir de los 2-3 años, Más que comparar la talla actual del niño con la talla Diana, es proyectar en la curva la talla actual hacia el futuro, siguiendo el mismo percentil que tiene ahora y ver a dónde llega. Sin olvidar todos los factores que pueden influir además del genético: alimentación, enfermedades, ambientales, etc.
      Saludos.

  2. Bruja Rakel dijo:

    Me ha encantado. Tan gráfico, tan simple.
    Un saludo.

Los comentarios están cerrados.