Leyendas pediátricas: no le des Ventolín® porque no quiero que se haga adicto

Desde que trabajo en mi puesto actual escucho con frecuencia sobre el miedo que tienen algunos padres en relación con que sus hijos usen el Salbutamol inhalado (Ventolín®) que se prescribe cuando tienen “el pecho cargado”. La principal preocupación es que su hijo pueda hacerse “adicto” o “dependiente” de este fármaco. Y también que pone a los niños “como motos” o que produce palpitaciones.

 

Pero, ¿por qué motivo se prescribe este medicamento a un niño?

En los niños hay dos causas principales: 1) crisis asmática; 2) broncoespasmo a consecuencia de un resfriado, catarro común o gripe.

En estos días de frío, lluvia e infecciones respiratorias frecuentes, muchos pequeños presentan broncoespasmos. Todo empieza como un cuadro gripal o catarral típico (tos, mocos) que evoluciona progresivamente hasta producir además una alteración de los bronquios. Esta alteración se refleja porque con el paso de los días la tos se hace persistente o más intensa, con dificultad para respirar en algún caso y a veces escuchando los famosos “pitidos al respirar”.

Imaginen a un bronquio como si fuese una manguera. La parte de fuera de la manguera sería el músculo del bronquio. Cuando hay un broncoespasmo ese músculo se pone tenso y, en consecuencia, la tubería se hace más angosta, con menor calibre para que circule el aire dentro de ella. Y a eso se añade que la parte interna del bronquio se inflama, de manera que se producen más mocos de lo que es habitual. Sería como si la manguera estuviese sucia por dentro, por ejemplo con tierra.

Entonces, el Salbutamol forma parte del grupo de medicamentos conocidos como “broncodilatadores de acción rápida”. Para que me entiendan, es un medicamento que “abre los bronquios” en cuestión de minutos. Específicamente, su acción consiste en relajar la musculatura de los bronquios haciendo que el diámetro y calibre del mismo regrese al que tiene en condiciones normales. Y eso ocasiona una mejoría de los síntomas: la tos se hace más leve y también disminuye la dificultad respiratoria.

 

También existe una presentación de salbutamol en jarabe para ser utilizado por vía oral. Pero está demostrado que es más seguro, rápido y efectivo utilizar la presentación inhalada o, en su defecto, nebulizada. En general, lo ponemos nebulizado cuando los síntomas son muy intensos.

Sus principales problemas en la práctica son 1) dominar el procedimiento para administrarlo y 2) que el niño colabore (cosa a veces difícil en bebés o preescolares). El jarabe lo dejamos para esos casos en los que no hay forma de que el niño se deje aplicar las inhalaciones.

El efecto secundario más habitual de este fármaco es la aparición de taquicardia, que también ocurre con el jarabe. También hay niños que “se ponen como motos”, otros que pueden tener temblores en las manos o dolor de cabeza. Pero si el tratamiento está bien indicado y a la dosis adecuada, el beneficio que produce es mayor que el posible riesgo.

Hay que ser precavido para usarlo en pacientes con problemas cardíacos conocidos o enfermedad del tiroides. Como todo medicamento el salbutamol es por definición una droga. Lo que no es cierto es que sea adictivo ni que los niños se vayan a hacer dependientes por utilizarlo.

Para finalizar, los niños con broncoespasmo se beneficiarán porque mejorarán sus síntomas mientras disminuye la inflamación de los bronquios. Generalmente esa inflamación cede de forma espontánea, aunque en ocasiones habrá que combinar el salbutamol con otros medicamentos como los corticoides orales en pautas cortas de 3 a 5 días. En casos más graves se aplica el salbutamol de forma nebulizada en combinación con otros medicamentos  y los corticoides por vía intramuscular o intravenosa.

Siempre es oportuno recordar que la tos debida a un proceso catarral casi siempre se curará sola al cabo de varios días, solo aplicando medidas generales y sin necesidad de medicamentos. Pero cuando ya tenemos un broncoespasmo sí es necesario el tratamiento farmacológico adecuado.

Ahora sí, para finalizar, este extraordinario video realizado en el Hospital de Nens sobre los dispositivos de inhalación y técnica correcta de uso:

httpv://youtu.be/aH2tHyZwrbo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Leyendas pediátricas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Leyendas pediátricas: no le des Ventolín® porque no quiero que se haga adicto

  1. Pingback: Escuela Infantil GRANVIA » Archivo del weblog » Salbutamol: un medicamento que produce mayores beneficios que riesgos si el tratamiento está bien indicado

Los comentarios están cerrados.