El médico de mi hijo

Siempre hay una excusa para no escribir: falta de tiempo, falta de ganas, falta de ideas y, últimamente, dificultades en el acceso a internet. Éstas últimas por suerte parece que se han resuelto. Parece mentira hasta qué punto se puede alterar nuestra rutina cuando nos falla el ADSL o el WiFi.

 

Hoy me trae de vuelta algo que me parece motivo suficiente para romper este silencio: quiero hablar brevemente de Jesús Martínez.

20140504-121422.jpgJesús es un pediatra cincuentón que ejerce en un pueblo-ciudad localizado/a en la periferia de Madrid (para mi, que vivo en una isla de 8000 habitantes ese “pueblo” sería el equivalente a Manhattan). Nos conocimos virtualmente hace casi 4 años porque formamos parte de esa casta, en su momento cada vez más amplia, de frikis que tenían blogs de temática pediátrica. Yo comentando en su casa, él comentando en la mía, ambos comentando en otras, etc.
A finales de 2011, según él cuenta tomando como referencia un grupo sobre lectura y otro sobre thermomix, se le ocurrió crear su grupo de Facebook, El medic@ de mi hijo, del que he hablado aquí en otras ocasiones y cuyo enlace lo encuentras en la barra lateral derecha.
No voy a decir aquí que ese grupo, con más de 20000 seguidores que han llegado hasta ahí de forma espontánea en un goteo incesante cada día (también hay gente que ha salido huyendo de ahí, todo hay que decirlo) es una referencia de la pediatría de habla hispana, ofreciendo a padres y representantes consejos sobre educación para la salud infantil. Dije que no lo iba a decir, pero lo dije. Y en ocasiones, en situaciones concretas que se han presentado, el grupo ha ido un paso más allá en su labor. Pero eso sí es verdad que no lo voy a decir. Por otra parte, ha participado junto con otros colegas, en proyectos que unen pediatría con nuevas tecnologías, como por ejemplo PediaTIC y PediaClic.

 

Del éxito incuestionable de ese grupo, germina la semilla de la que hace algo más de un mes nació su opera prima: El médico de mi hijo, en versión libro.  Sobre esta obra, apenas he leído las primeras páginas, así que ahora mismo no puedo opinar sobre su contenido porque no lo conozco en profundidad. Pero desde el prólogo deja claro que no se trata de un manual de pediatría donde te dirá lo que tienes que hacer con tu hijo en las distintas circunstancias que se pueden presentar. Al contrario, es un esfuerzo cuya intención es devolver a los padres la autoridad y responsabilidad en la toma de decisiones relacionadas con los cuidados básicos en la salud de su hijo. Esa autoridad que parecen haber perdido a manos de el profesional (pediatra, maestro/a, psicólogo infantil, matrona o “cualquiera que se cuelgue un galón en la solapa” ).

 

Casi 4 años después Jesús y yo nos conocimos en persona aprovechando una visita relámpago que hice a Madrid. Y allí me habló del inminente lanzamiento de su libro, que vio la luz a principios de abril y el cual por fin, después de un largo camino, llegó hasta el rincón más occidental de Europa. Desde aquí le agradezco por el envío y por  la oportunidad de formar parte de esto. Mucho éxito en esta aventura!!

Publicado en Blog, General | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Más sobre el foro

Con el fin de facilitar la participación en el Foro, hasta ahora se permitía consultar sin registro alguno. En vista que en los últimos días han dejado allí  gran cantidad de spam, decidí modificar su configuración. Por eso ahora es imprescindible registrarse para poder participar en él.

Siento las molestias que esto pueda causar, pero espero que así se pueda controlar a los “spammers”.

Publicado en Blog | Etiquetado

3 años

Así empezaba La Consulta sin Cita el 8 de febrero de 2011. Recuerdo que no sabía cómo comenzar y que pasé muchas semanas intentando dar ese paso, sin atreverme. Tenía “miedo escénico” porque el listón era muy alto gracias a los extraordinarios blogs pediátricos que ya tenían un gran recorrido en ese momento. Finalmente comencé, como ya he comentado otras veces, con la idea de complementar la información que daba a mis pacientes de la consulta de pediatría del Centro de Salud de Granadilla (Tenerife), aunque sin el convencimiento pleno de que pudiera ser una ayuda real.

Para mi sorpresa, varias de las entradas que escribí entonces comenzaron a ser visitadas con frecuencia y empezaron a surgir preguntas, que por cortesía y agradecimiento iba respondiendo. A final de cuentas no hay nada que le guste más a un “blogger” que recibir comentarios y saber que alguien lo lee. Y más cuando estás empezando.

De esta forma, la página fue adquiriendo vida propia a través de ese intercambio de preguntas-respuestas, a pesar de que no escribía nuevas entradas con frecuencia. A continuación me permito compartir los principales números de la página, ya que gracias a ustedes es que son los que son:

 

Durante la primera etapa, como https://pediagranadilla.wordpress.com

stats

 

 

A partir de julio de 2013, cuando se hizo efectivo el cambio al dominio y formato actual

stats LCSC

 

Lo que hace un gran total de 802.841 vistas y 4.130 comentarios en estos tres años de vida, nada mal para “un particular” que no tiene idea de SEO, posicionamiento web, marketing en línea, herramientas de webmaster, sitemaps, indexación y además poco dado a publicitar la página en redes sociales (eso sí, últimamente un poco más).

Ha habido momentos en los que he pensado en no seguir, sobre todo cuando las ocupaciones de la vida real limitan mi capacidad de mantenerme pendiente de la página.  Pero la verdad creo que lo haré mientras pueda seguir ayudando con consejos básicos sobre salud infantil, resolviendo algunas dudas y escribiendo de vez en cuando sobre temas que sean de interés para padres y personal sanitario ligado a la pediatría. Gracias a todos!

 

 

 

Publicado en Blog | Etiquetado , , | 4 comentarios

Leyendas pediátricas: no le des Ventolín® porque no quiero que se haga adicto

Desde que trabajo en mi puesto actual escucho con frecuencia sobre el miedo que tienen algunos padres en relación con que sus hijos usen el Salbutamol inhalado (Ventolín®) que se prescribe cuando tienen “el pecho cargado”. La principal preocupación es que su hijo pueda hacerse “adicto” o “dependiente” de este fármaco. Y también que pone a los niños “como motos” o que produce palpitaciones.

 

Pero, ¿por qué motivo se prescribe este medicamento a un niño?

En los niños hay dos causas principales: 1) crisis asmática; 2) broncoespasmo a consecuencia de un resfriado, catarro común o gripe.

En estos días de frío, lluvia e infecciones respiratorias frecuentes, muchos pequeños presentan broncoespasmos. Todo empieza como un cuadro gripal o catarral típico (tos, mocos) que evoluciona progresivamente hasta producir además una alteración de los bronquios. Esta alteración se refleja porque con el paso de los días la tos se hace persistente o más intensa, con dificultad para respirar en algún caso y a veces escuchando los famosos “pitidos al respirar”.

Imaginen a un bronquio como si fuese una manguera. La parte de fuera de la manguera sería el músculo del bronquio. Cuando hay un broncoespasmo ese músculo se pone tenso y, en consecuencia, la tubería se hace más angosta, con menor calibre para que circule el aire dentro de ella. Y a eso se añade que la parte interna del bronquio se inflama, de manera que se producen más mocos de lo que es habitual. Sería como si la manguera estuviese sucia por dentro, por ejemplo con tierra.

Entonces, el Salbutamol forma parte del grupo de medicamentos conocidos como “broncodilatadores de acción rápida”. Para que me entiendan, es un medicamento que “abre los bronquios” en cuestión de minutos. Específicamente, su acción consiste en relajar la musculatura de los bronquios haciendo que el diámetro y calibre del mismo regrese al que tiene en condiciones normales. Y eso ocasiona una mejoría de los síntomas: la tos se hace más leve y también disminuye la dificultad respiratoria.

 

También existe una presentación de salbutamol en jarabe para ser utilizado por vía oral. Pero está demostrado que es más seguro, rápido y efectivo utilizar la presentación inhalada o, en su defecto, nebulizada. En general, lo ponemos nebulizado cuando los síntomas son muy intensos.

Sus principales problemas en la práctica son 1) dominar el procedimiento para administrarlo y 2) que el niño colabore (cosa a veces difícil en bebés o preescolares). El jarabe lo dejamos para esos casos en los que no hay forma de que el niño se deje aplicar las inhalaciones.

El efecto secundario más habitual de este fármaco es la aparición de taquicardia, que también ocurre con el jarabe. También hay niños que “se ponen como motos”, otros que pueden tener temblores en las manos o dolor de cabeza. Pero si el tratamiento está bien indicado y a la dosis adecuada, el beneficio que produce es mayor que el posible riesgo.

Hay que ser precavido para usarlo en pacientes con problemas cardíacos conocidos o enfermedad del tiroides. Como todo medicamento el salbutamol es por definición una droga. Lo que no es cierto es que sea adictivo ni que los niños se vayan a hacer dependientes por utilizarlo.

Para finalizar, los niños con broncoespasmo se beneficiarán porque mejorarán sus síntomas mientras disminuye la inflamación de los bronquios. Generalmente esa inflamación cede de forma espontánea, aunque en ocasiones habrá que combinar el salbutamol con otros medicamentos como los corticoides orales en pautas cortas de 3 a 5 días. En casos más graves se aplica el salbutamol de forma nebulizada en combinación con otros medicamentos  y los corticoides por vía intramuscular o intravenosa.

Siempre es oportuno recordar que la tos debida a un proceso catarral casi siempre se curará sola al cabo de varios días, solo aplicando medidas generales y sin necesidad de medicamentos. Pero cuando ya tenemos un broncoespasmo sí es necesario el tratamiento farmacológico adecuado.

Ahora sí, para finalizar, este extraordinario video realizado en el Hospital de Nens sobre los dispositivos de inhalación y técnica correcta de uso:

httpv://youtu.be/aH2tHyZwrbo

Publicado en Leyendas pediátricas | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

A quien pueda interesar

Los que tenemos hijos sabemos que con frecuencia hace falta adquirir diversos productos: ropa, zapatos, artículos relacionados con la infancia, etc.  Y es que crecen tan rápido que gran parte de estos artículos son utilizados pocas veces, quedando generalmente en buen estado.   logo-1

Navegando por ahí, encontré de casualidad la página de Menudo Peque. Es un una tienda online especializada en artí­culos de segunda mano para bebés, que a pesar de ser usados los venden en estado impecable.
Por lo que explican, no es una tienda donde los propietarios venden sus propios productos sino que ellos adquieren los artí­culos, los revisan y aseguran que éstos estén en un óptimo estado para poder ser vendidos, además dando una garantía.

Al ser una tienda online podrían pensar que no es fiable comprar de segunda mano, pero es posible ver una gran cantidad de imágenes de lo que venden, así como también vídeos de cada artículo para que puedas apreciar perfectamente su estado, funcionamiento y características.

Parece una buena alternativa para conseguir artículos para nuestros hijos, a buen precio y buen estado. Si te interesa, puedes encontrarlos en su web: www.menudopeque.com  . También están en redes sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/pages/Menudo-Peque/469757753059020?ref=hl

Twitter: https://twitter.com/MenudoPeque

Google+: https://plus.google.com/105872940902411524877/posts

YouTube: http://www.youtube.com/user/Menudopequeoutlet?feature=mhee

Pinterest: http://www.pinterest.com/menudopeque/

Publicado en Blog | Etiquetado , , | 2 comentarios